VER TODAS LAS PUBLICACIONES
Compartir Artílculo:

Reflexión del Día - 985 Visitas

Hace unos días intercambiaba posturas con expertos fiscalistas y abogados sobre las normas contables, las cuales las tienen en un concepto de «reglas para hacer registros contables» y «conciliables para efectos fiscales».

¿En verdad sólo para eso sirven las NIF?

Las propias NIF establecen que su propósito es la generación de información financiera para toma de decisiones, sin embargo, lo que las mismas NIF nos hacen aprender del negocio, va más allá de un registro contable, de cumplir con el Art. 28 del CFF o del Art. 33 del RCFF.

Estas ideas se ven reforzadas cuando programadores de sistemas desarrollan sus sistemas Contables sobre la premisa del CFDI, origen de todo registro contable.
¿Qué acaso las NIF no nos dan la pauta para ir más allá de lo Contable / Fiscal?

Las NIF C-1, C-2, C-10 y C-12 nos hablan de instrumentos financieros, derivados implícitos, y temas que se dan en los negocios para invertir o para cubrir riesgos económicos financieros.
La NIF C-16 nos da la idea de mantener un control de cartera para mitigar el riesgo crediticio que toda empresa que no vende de contado tiene.

La NIF C-4 nos da pauta para saber cómo manejar mejor los costos y márgenes de utilidad en la venta de bienes, y también en la prestación de servicios.

Las NIF D-1 y D-2 nos dan parámetros para analizar contratos y determinar la sustancia económica de las transacciones, para administrar sus efectos, con un efecto colateral imperceptible al ojo humano pero que puede concluir en la materialidad y simulación o no de las transacciones.

Las Normas de Información Financiera han evolucionado para seguir el modelo de negocio de las entidades, lo cual, al comprender, tiene muchos beneficios en diversos aspectos, como Finanzas Corporativas, Costos de bienes y servicios, administración de recursos financieros, materiales y humanos, evaluación periódica de los negocios, su rentabilidad, generación de flujos de efectivo, su apalancamiento, sus necesidades de crédito, generación de flujos operativos, puntos de equilibrio, control interno para la adecuada aplicación de los recursos, y así puedo continuar con la larga lista de beneficios que puedes encontrar al conocer la norma y utilizarla en tu proceso de Desarrollo Profesional.

Dale y date una oportunidad de conocer las normas contables, deja de verlas como requisitos del cargo y el abono, o para cumplimiento de obligaciones fiscales, no las deseches por default, seguro estoy que te sorprenderás del valor agregado que tendrás en tu vida profesional al comprender y aplicar las NIF.

El reto no es complicado, lo complicado es aceptar el reto.

Ver Trayectoria Profesional

Compartir Artílculo:
  • 985 Visitas
  • VER TODAS LAS PUBLICACIONES

    2 respuesta a “Reflexión del Día”

    1. Contador Martín Tamayo es un honor para un servidor, escuchar sus audios así como leer sus artículos, espero pronto tomar algunos de sus cursos ya que mucho de lo que transcribe o platica me ha facilitado comprender más las Normas de Información Financiera, mi trayectoria profesional ha sido en el ámbito de la auditoría externa e interna desde firmas big four hasta empresas familiares y públicas y en cada uno de ellos he destacado que las Nifs son la sangre que conducen hacia el ámbito fiscal y otras áreas.
      Estudiar sus videocapsulas y audios me han facilitado también transmitir con los contadores auditados la forma de registras las transacciones de forma adecuada.
      Mis sinceras felicitaciones

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *