VER TODAS LAS PUBLICACIONES
Compartir Artílculo:

Activo Fijo, Pregunta Frecuente #2 - 1408 Visitas

PREGUNTA:
La Entidad ha adquirido una maquinaria de uso por la cual ha pagado $250,000. El anterior dueño la compró nueva por $1,000,000 y la depreció al 100% durante un plazo de 7 años.
¿Puede la entidad que la compró usada depreciarla nuevamente?

ANÁLISIS:
Recordemos que la inversión en un activo fijo, aunque éste sea usado, tiene como propósito el generar beneficios económicos futuros, es decir, que a través de su uso o renta genere ingresos para la Entidad que lo adquiere.
Esa generación de ingresos tiene un costo relacionado, es decir, sin activo fijo no habría ingreso, por lo cual debe existir ese costo que en este caso es la depreciación para que enfrentado con las ventas, y otros costos y gastos relacionados nos ayude a determinar la utilidad real del negocio en cada periodo contable.

Por otro lado, la Entidad que adquirió por primera vez la máquina, aunque la depreció al 100%, hay un importe que no depreció y me explico. Para determinar la depreciación, recordemos que de conformidad con la NIF C-6 Propiedades, planta y equipo, el costo de adquisición (que no solamente es el valor de la factura de compra del activo, y que puede ser distinto del MOI – monto original de la inversión – término estrictamente fiscal) debe ser restado por el valor de rescate o residual, que en el fondo es el importe por el cual la Entidad estima venderá el activo cuando termine su vida útil (precio de venta).

En términos monetarios, el valor original de la máquina nueva de $1,000,000 (costo de adquisición), debe ser disminuido del valor residual ($250,000 precio de venta), dando como resultado el monto a depreciar de $750,000, el cual se depreciará en 7 años que es la vida útil determinada por la Entidad (tiempo en que ayudará a la Entidad a generar ingresos), y dando como resultado que los $250,000 del valor residual no sea depreciado por el comprador inicial.

ASPECTOS TÉCNICOS A CONSIDERAR:
El párrafo 42.1 de la NIF C-6 establece lo siguiente:

«Un componente que cumple con la definición de propiedades, planta y equipo debe reconocerse inicial y posteriormente como activo si:

a) es probable que los beneficios económicos futuros atribuibles al activo fluirán hacia la entidad, usando supuestos razonables y sustentables que representen la mejor estimación efectuada por la administración del conjunto de condiciones económicas que existirán durante la vida útil del mismo; y

b) el costo de adquisición1 del componente puede valuarse confiablemente para cumplir con el postulado de valuación.»

Si el activo usado adquirido tiene el propósito de generar ingresos a futuro, y tiene un valor de adquisición, debe ser considerado como parte del activo fijo, el cuál es sujeto de depreciación.

El párrafo 46.2.2.1 de la NIF C – 6 establece lo siguiente:

«El monto depreciable de un componente debe asignarse a resultados sistemáticamente a lo largo de su vida útil. La depreciación es un procedimiento que tiene como fin distribuir de una manera sistemática y razonable el costo de adquisición de los componentes, menos su valor residual, entre la vida útil estimada de cada tipo de componente. Por tanto, la depreciación es un proceso de distribución y no de valuación.»

El párrafo 46.2.2.1 de la NIF C – 6 establece lo siguiente:

“El monto depreciable de un componente debe determinarse después de deducir a su costo de adquisición su valor residual. En ocasiones, el valor residual de un componente a menudo es insignificante y, por tanto, irrelevante en el cálculo del monto depreciable.”

CONCLUSIÓN:
Si un bien tangible es adquirido con el propósito de ser utilizado en el proceso productivo o en la prestación de servicios que conlleva la generación de ingresos, y tiene un valor como en el caso expuesto, debe ser considerado como activo fijo, el cual deberá ser depreciado para enfrentar costos y gastos con los ingresos que la Entidad genera cada mes, con el propósito de obtener la utilidad real que el negocio genera con la inclusión de este activo.

Financieramente se espera que la utilidad que se genere desde el momento de incorporación de este nuevo activo sea mayor a la que se venía generando, lo cual justificaría el porqué invertir en un activo usado y no nuevo. De lo contrario, el plan de negocios debe ser reconsiderado para evitar que esta nueva inversión en lugar de ser productiva, sea una nueva fuga de capital.

COMENTARIOS ADICIONALES:
La depreciación de un activo fijo adquirido de uso no se supedita a que haya sido pagado, ya que puede ser comprado a crédito, lo cual no limita su depreciación.

La inversión en el activo usado deberá depreciarse en el tiempo en que el nuevo dueño estime que el activo genere ingresos a futuro, cuyo plazo puede ser distinto a los 7 años que fue depreciado por el comprador original.

La depreciación del activo usado no debe depender de la existencia del CFDI que por ley debería haberse emitido. En caso de con contar con el CFDI correspondiente, el Contribuyente no podría hacer la deducción de inversiones para la LISR, pero SI debe depreciarse, ya que los registros contables no se hacen con base en comprobantes fiscales, sino con base en las transacciones realizadas por los negocios y la sustancia económica de los mismos.

Recordar que la vida útil es el tiempo en que la Administración estima que se usará el bien y generará beneficios económicos, lo cual no es lo mismo que la vida total de uso de un bien. Hay activos que han tenido tres o más dueños y siguen operando, y cada uno de ellos ha depreciado en sus registros contables.

La NIF C-6 no habla expresamente de qué hacer con activos de uso adquiridos, es por eso que debemos aplicar el juicio profesional (conocimiento y experiencia) para aplicar lo establecido en la NIF C-6, que al final de cuentas, es simplemente darle el tratamiento contable adecuado respecto al negocio y su realidad.

El activo fijo adquirido por ningún motivo debe ser valuado por un perito experto ni reconocido ese valor en libros, ya que lo que debemos reflejar es un costo real, y el monto de avalúo conlleva cierto grado de subjetividad, además que la norma contable en México no lo permite.

Ver Trayectoria Profesional

Compartir Artílculo:
  • 1408 Visitas
  • VER TODAS LAS PUBLICACIONES

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *