VER TODAS LAS PUBLICACIONES
Compartir Artílculo:

Reconocimiento de Costos y Gastos con los Ingresos que los Generan - 5604 Visitas

La NIF D-1 Ingresos por contratos con clientes establece, a partir de enero de 2018 que entró en vigor, el momento y la forma en cómo deben registrarse los ingresos en la Contabilidad, que en algunas ocasiones diferirá de la emisión del CFDI.

Por otro lado, la NIF D-2 Costos por contratos con clientes establece las normas para el reconocimiento de los costos para cumplir con un contrato con el cliente.

Antes de la entrada en vigor de estas NIF, el registro de las ventas y de su costo se hacía con base en la tradición, es decir, en el criterio particular de cada contador; después, en esta era moderna de lo digital, se registra a partir del CFDI; sin embargo, estas prácticas podrían ser no recomendables dado a la distorsión que se puede generar en la información financiera, que hasta 2019 sólo se usaba para toma de decisiones de negocio, pero que a partir de 2020 tienen una mayor repercusión en el ámbito fiscal bajo el contexto de la razón de negocios, que la autoridad empezará a buscar en el ejercicio de sus facultades de comprobación.

Dentro del ámbito de los negocios, podríamos considerar que se desarrollan en dos grandes sectores: el de bienes y el de servicios.

En el sector de servicios, pueden existir entidades que no requieren más que mano de obra especializada para realizarlos, como un abogado o un contador; sin embargo, hay otro sector en el que la entidad requiere, para prestar sus servicios, de bienes tangibles que adquiere para posteriormente recuperar esa inversión a través de la facturación de los bienes y servicios prestados.

Por ejemplo, una cerrajería que presta el servicio de compostura de una chapa, y que debe arreglar la contra que se movió, para eso usa un poco de lámina, soldadura y remaches que el tiene en existencia, y que los usa para prestar su servicio ya que no se dedica a comercializar esos bienes, pero los necesita para dar su servicio y que le cobra a su cliente.

La NIF C-4 en su párrafo 30.1 establece que también forman parte del inventario aquellos bienes en forma de materiales a ser consumidos en el proceso productivo o en la prestación de los servicios, dentro de lo cual pueden considerarse la lámina, soldadura y remaches del negocio de la cerrajería.

Adicionalmente, la NIF D-2 establece en su sección 42 lo siguiente:

«En caso de que los costos incurridos para cumplir un contrato no se encuentren dentro del alcance de otra NIF (por ejemplo, la NIF C-4, Inventarios, la NIF C-5, Pagos anticipados, la NIF C-6, Propiedades, planta y equipo, la NIF C-8, Activos intangibles, y la NIF D-6, Capitalización del resultado integral de financiamiento), una entidad debe reconocer como un activo los costos para cumplir un contrato con un cliente, siempre que dichos costos reúnan todos los criterios establecidos en el siguiente párrafo. En caso contrario, dichos costos deben reconocerse en la utilidad o pérdida neta del periodo en el momento en que se incurren.

Los criterios que deben reunirse para el reconocimiento de un activo son:

a) se relacionen directamente con un contrato que la entidad pueda identificar de forma específica;

b) generen o mejoren recursos de la entidad que serán utilizados para satisfacer (o para continuar satisfaciendo) obligaciones a cumplir en el futuro de un contrato vigente;

c) sean recuperables; y

d) puedan cuantificarse confiablemente.

Los costos que están relacionados con un contrato con un cliente normalmente incluyen los siguientes conceptos:

a) mano de obra directa (por ejemplo, beneficios a los empleados que proporcionan los bienes o servicios prometidos directamente al cliente);

b) materiales directos (por ejemplo, suministros utilizados para prestar los bienes o servicios prometidos al cliente);

c) costos indirectos asignados (prorrateados o distribuidos) que se relacionan con el contrato o con actividades del contrato (por ejemplo, costos de administración y supervisión del contrato, seguros y depreciación de herramientas y equipo utilizados en el cumplimiento del contrato);

d) costos que, de forma explícita, son cargables al cliente según el contrato (por ejemplo, costos de trámites legales); y

e) otros costos directamente asociados con el contrato (por ejemplo, pagos a subcontratistas y costos de financiamiento).

Los costos incurridos para cumplir un contrato que se reconocen como un activo no deben incluir márgenes de utilidad ni gastos indirectos no atribuibles a los servicios que normalmente los prestadores de éstos consideran en los precios que cobran a sus clientes. Ejemplo de lo anterior, son los inventarios de los prestadores de servicios.

Una entidad debe reconocer los siguientes conceptos como gastos en la utilidad o pérdida neta del periodo en que ocurran:

a) gastos generales y administrativos (a menos que dichos gastos sean directamente atribuibles al cliente según el contrato, en cuyo caso la entidad debe evaluarlos de acuerdo con el párrafo anterior);

b) desperdicio o merma de materiales, mano de obra u otros recursos para cumplir el contrato que no se reflejaron en el monto del contrato;

c) los que se relacionan con las obligaciones a cumplir satisfechas (o parcialmente satisfechas) del contrato (es decir, los que se relacionan con cumplimientos pasados); y

d) los que una entidad no puede distinguir si se relacionan con obligaciones a cumplir no satisfechas o con obligaciones a cumplir ya satisfechas total o parcialmente.»

Derivado de lo anterior, podemos concluir que los bienes que adquiera para poder prestar su servicio no deben registrarse como gasto al momento de su adquisición, sino como inventario, y hasta que se devengue el ingreso, este inventario sea transferido del inventario al costo de servicio conjuntamente con el costo de la mano de obra, con el propósito de ser enfrentado con el ingreso por servicios que generó, dando cumplimiento al postulado básico de asociación de costos y gastos con ingresos y una adecuada presentación de la información en el estado de resultados y estar en posibilidad de analizar la rentabilidad de los servicios.

Es probable que en este ejemplo el cerrajero haya realizado compras de materiales e insumos que podrá utilizar en la prestación de sus servicios, y que mantiene como stock que deberían reflejarse en la cuenta de inventarios.

Es muy común que tengamos en mente que en inventarios sólo se deben incluir las compras de bienes a comercializar, o para su transformación y posterior comercialización, por lo que en este caso estaríamos con la duda de registrarlos como parte del inventario, sin embargo, con base en la normatividad antes referida, tenemos más elementos para darle un adecuado tratamiento contable partiendo no de la norma contable, sino de la forma de hacer negocios de la entidad.

Ahora bien, esta forma de considerar los inventarios que generalmente veníamos considerando como gastos ¿tendrá una repercusión fiscal?

Démosle un vistazo al Art. 43 de la LISR:

«Cuando los contribuyentes, con motivo de la prestación de servicios proporcionen bienes en los términos establecidos en el artículo 17, segundo párrafo, del Código Fiscal de la Federación, sólo se podrán deducir en el ejercicio en el que se acumule el ingreso por la prestación del servicio, valuados conforme a cualquiera de los métodos establecidos en el artículo 41 de esta Ley.»

Con base en este numeral, debemos considerar que el tratamiento contable que se le debe dar a estos bienes relacionados con la prestación de servicios, debe tener un tratamiento similar para efectos fiscales, y no deducirse como gasto en el periodo en que se incurren.

¿Qué otros negocios podrían estar en la misma situación?

Podríamos considerar a los SPA que además del servicio de masaje, utilizan gel, cremas, infusiones para la aromaterapia, o diferentes insumos que se consumen sólo en la prestación de los servicios.
La norma contable ha sido diseñada para ser adaptada a todo tipo de negocio, sólo necesita que la exploremos para entender cómo le aplica a cada negocio en particular.

Derivado de esta forma de visualizar el inventario de entidades prestadoras de servicio, podrían surgirnos más ideas de cómo asesorar a los empresarios para ser eficientes y eficaces para desarrollar sus negocios, como, por ejemplo, el control de esos insumos que se usan para prestar diferentes servicios a diferentes clientes, y el considerar dentro del precio de los servicios el valor a recuperar de la inversión.

Recuerda, la norma contable es más que un libro para el cargo y el abono, es una herramienta que te permitirá tener un enfoque de negocios, con lo cual puedes desarrollarte profesionalmente y evolucionar como asesor de negocios.

Ver Trayectoria Profesional

Compartir Artílculo:
  • 5604 Visitas
  • VER TODAS LAS PUBLICACIONES

    7 respuestas a «Reconocimiento de Costos y Gastos con los Ingresos que los Generan»

    1. Hola, en períodos contables mensuales, en el estado de resultados ¿este postulado abarcaría la determinación del ISR y el ptu?

    2. Muchisimas gracias , contador, he estado ausente por cuestiones de Salud , ya ve el covid pego fuerte, gracias a Diso la libramos. le agradesco mucho su respuesta.
      Cuidese mucho y que Dios lo bendiga por aportar luz y compartir sus conocimientos.

    3. Maestro Martin buenas noches..le agrdeceria si pudiera apoyarme en esta duda. Hay personas fisicas q se dedican a rentar unidades de ambulancia y de volteos, por lo q entendi los sueldos de los choferes van directo al costo para asociar el ingreso pero por ejm. El combustible q se utiliza se manda a inventario como insumo?? Y cuando se genere el ingreso ya se mandaria al costo? Muchas gracias

    4. Me genera una duda el post, si la prestadora de servicios solo maneja mano de obra sin ningún insumo para prestar el servicio, ¿sería recomendable manejar la mano de obra en el activo y mandar a costo cuando se utilice, o será mejor enviar a costo de servicios directamente?

      1. Estimado Jorge, gracias por compartir tu inquetud.

        El tratamiento contable del costo de servicios para una entidad que presete servicios es igual que si tiene insumos adicionales o sólo pesta el servicio.
        Sólo debe manejarse el costo en el inventario cuando no se ha prestado el servicio aún.
        Si el costo se incurre en el mismo mes en que se presta el servicio, se puede mandar directamente a resultados.
        Saludos cordiales

    5. buenas tardes, mi duda es en este caso soy empresa de servicios (instalaciones electricas) se contrata a otras empresas especialistas(subcontratistas) en esa actividad que coadyuven a los trabajadores de la empresa de servicios y se aportan insumos para hacer el trabajo, debo tener cuenta de activo»servicios en proceso» como un inventario virtual con subcuentas sueldos, infonavit etc. y cuando se va facturadando en partes, cuando se emita la factura llevar al costo por servicios, es esto correcto, me hace ruido que un requisito es que puedan ser
      d) que puedan cuantificarse confiablemente.
      no se a que se refiera con eso pues los insumos si , pero la mano de obra de los trabajadores d e la empresa y pago a subcontratistas es mas dificil.

      1. Estimado Jaime, lo que estás haciendo es lo correcto, creo que pocos llevan esta forma de generar información financiera de prestadoras de servicios.

        Respecto al concepto de cuantificarse confiablemente como bien indicas lo cumples, lo que busca la norma es eliminar subjetividades.

        Gracias por compartir tu inquietud.

        Saludos cordiales

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *