VER TODAS LAS PUBLICACIONES
Compartir Artílculo:

Depreciación de Terrenos - 24003 Visitas

Pareciera ser que el preguntar si un terreno se puede depreciar se estuviera violentando uno de los más grandes principios de la Contabilidad, dado que la tradición dice tajantemente que no y ya hasta lástima profesional ando dando.

Algunos se van como siempre por la parte fiscal, argumentando que en la LISR no se permite la deducción de terrenos, y es cuando reafirmo que el término depreciación fiscal, término tan arraigado ha servido para confundir más el tema contable, no debe utilizarse ya que lo correcto es la “deducción de inversiones”, y es más que claro que los terrenos se deducen al momento de su enajenación.

Pero regresando al tema de depreciar terrenos, la gran mayoría tiene la idea de que los terrenos no pierden valor, sino al contrario, generan plusvalía, y es por eso por lo que no se deprecian.

Al respecto me gustaría comentar que la depreciación no debe ser considerada como una pérdida de valor, a pesar de que el concepto que tenemos arraigado de depreciación es la pérdida de valor de un activo fijo por su uso o por el simple paso del tiempo, lo cual ha dejado de tener vigencia en la norma contable, de hecho, ese concepto forma parte de la definición que de activo fijo realiza la LISR en el segundo párrafo del Art. 32 de la LISR: “Activo fijo es el conjunto de bienes tangibles que utilicen los contribuyentes para la realización de sus actividades y que se demeriten por el uso en el servicio del contribuyente y por el transcurso del tiempo…”

Por otro lado, los terrenos no siempre generan plusvalía, ya que por ciertas situaciones pudieran incluso generar pérdida de su valor comercial como, por ejemplo, terrenos adquiridos en zona rural que prometían estar en zona privilegiada por el paso de una nueva autopista, que aumentaron su valor por esa situación por la especulación, sin embargo, al final nunca se realizó dicho proyecto y no sólo perdió el valor alcanzado en la especulación, sino que fue menor a su valor original. Este hecho ocurrió en Puebla hace varios años.

El concepto de plusvalía de los terrenos considero que ha sido la principal causa del que fundamentemos el porqué un terreno no se deprecie, aunque en segundo lugar se establece que un terreno no se deprecia porque no es una deducción autorizada.

Realmente el origen de la no depreciación de un terreno es algo distinto. Para poder determinar la depreciación, se necesita que, el monto a depreciar, que es el costo de adquisición del activo disminuido de su valor residual, sea dividido entre la vida útil del bien. Recordemos que la depreciación es la distribución del monto a depreciar en la vida útil estimada del bien (NIF C-6).

En este orden de ideas, si la vida útil de un terreno es generalmente ilimitada (el terreno ha existido antes que nosotros y posiblemente cuando dejemos este mundo seguirá existiendo el terreno) al dividir el monto depreciable del terreno entre infinito, matemáticamente no podrá determinarse la depreciación.

Esta percepción personal la fundamento en el párrafo 46.2.3.4 de la NIF C-6 que nos menciona lo siguiente: “…Con algunas excepciones, tales como minas a cielo abierto o tajo abierto, canteras y vertederos, los terrenos tienen una vida ilimitada y, por tanto, no deben depreciarse o agotarse…”

Sin embargo, pueden existir situaciones que permitan determinar la depreciación de un terreno al tener una vida útil limitada, considerando que el uso del terreno en ese lapso de tiempo generará beneficios económicos futuros (ingresos) y por lo tanto, debe ser enfrentado con los costos que ayudan a la generación de dichos beneficios. Es decir, los terrenos en ciertas circunstancias deben ser depreciados.

Y me han preguntado pensando que esto es ilógico, cuál debe ser la tasa de depreciación de un terreno, y la respuesta es sencilla, con base en la vida útil del terreno, como cualquier otro activo fijo.

Por ejemplo, un caso que alguien me compartió sobre una empresa pesquera que adquirió un terreno en la playa para la pesca de camarón. Derivado de tantos cambios climatológicos, el mar está absorbiendo poco a poco la playa, y los expertos han determinado que en 10 años el mar cubrirá totalmente la playa, y es en dónde la vida del terreno es limitada, y procede su depreciación en esos 10 años.

Mi comentario lo fundamento con lo establecido en el párrafo 46.2.3.5 de la NIF C-6: “…En algunos casos, el terreno en sí mismo puede tener una vida útil limitada, en cuyo caso debe depreciarse o agotarse de forma que refleje los beneficios económicos futuros que se van a derivar de él.”

Sé que es difícil de aceptar el tema, y que recibiré más jitomatazos por esta publicación, sin embargo, el fundamento contable existe, así como los casos en los que puede ser aplicados como el comentado y otros más que me vienen a la mente como terrenos para siembra que de manera natural pierden nutrientes y dejan de ser útiles para ese propósito.

Esta publicación me surgió de la necesidad de compartir que en tema contable financiero nada está escrito en roca, que todo puede ocurrir y que debemos estar abiertos a pensar de una manera diferente, analizando cada caso en lo particular.

Los espero en una nueva publicación en donde revisaremos que a veces la lógica contable, la tradición y lo obvio no resulta ser lo adecuado para el tratamiento contable de las transacciones.

Ver Trayectoria Profesional

Compartir Artílculo:
  • 24003 Visitas
  • VER TODAS LAS PUBLICACIONES

    7 respuestas a «Depreciación de Terrenos»

    1. Gracias por tu forma de acotar el tema, porque creo que coincido en que en estos temas no todo está dicho.
      Yo recuerdo un caso en Guadalajara, en la apertura de una avenida había una fábrica de aceites en la cual yo trabajaba y el terreno que tomaron para la avenida solo pagaron, el valor catastral, por tanto, tuvimos que depreciar el terreno.

    2. La ley deberia establecer un caso de deducción de inversiónes para el terreno cuando en vez de que haya plusvalia baje su valor por el motivo que sea, para que asi se pueda deducir si no todo la parte perdida por lo menos, y tiene toda la razón en su artículo.

    3. Muy acertado su comentario, recuerdo a mi maestro de contabilidad en el CBTIS que decia: La contabilidad debe adaptarse al negocio, no el negocio a la contabilidad, esto es en relación a lo que comenta, que algunos colegas no coinciden con su punto de vista, y es que no debemos ser tan cerrados a determinados términos contables y menos confundirlo con lo fiscal, y efectivamente, los terrenos van perdiendo su valor en determinadas circunstancias, saludos.

    4. Igualmente aplica tratándose de un terreno con minerales para explotación, el cual fue adquirido para tal fin a un valor significativamente mayor al precio de mercado y que resultó más costosa su explotación que el beneficio por la extracción.

    5. No seria aplicable el tema del deterioro en lugar de depreciación.
      Cuando el activo deja de ser útil o aprovechable y pierde su característica de generar beneficios económicos futuros por tanto pierde sus característica de activo en términos del marco conceptual

    6. Otro ejemplo: un terreno agricola
      Con pozo, se compro en x cantidad de dinero, después se tiene que perforar mas profundo lo cual cuesta, finalmente se agota, por otra parte, los nutrientes del suelo se han agotado y hay que fertilizar +

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *